lunes, 29 de diciembre de 2008

El eterno retorno de lo mismo


Artículo a publicar el miércoles, 31 de diciembre, en El Periódico de Aragón



Algunos, desde su miopía, creen estar viviendo el momento más decisivo y permanente de la historia de la humanidad, de tal forma que las decenas de miles de años anteriores son un preámbulo y el futuro será solo consecuencia perpetua de su aparición sobre el planeta. Imaginan que el tiempo es una perenne sucesión de momentos, que van formando los días, los años y los siglos, donde ellos están situados en su cumbre.

Para esa gente, sumerios y egipcios, romanos y helenos, chinos y mayas, hutus y tasmanos, no son otra cosa que rudimentarios atisbos o anuncios de la aparición del hombre caucásico europeo y norteamericano, cuya cultura es incomparablemente superior. Sus dioses son los únicos verdaderos frente a todos los demás, pasados o presentes, pertenecientes al mundo de las divinidades primitivas y los ídolos paganos. Desde esta atalaya, intentan por cualquier medio imponer sus creencias, su ideología y sus costumbres al resto del mundo. Sus principios morales, sociales, económicos y políticos pretenden ser los únicos auténticos y definitivos, mientras que los de sus vecinos quedan relegados al ámbito de la superstición y del primitivismo. Sus conquistas son presentadas como progreso. Sus guerras, como defensa de la civilización. Sus instituciones, como elementos constitutivos del Eje del Bien, único garantizador de la lucha contra el Eje del Mal.

De vez en cuando, deben enfrentarse a reveses, complicaciones y problemas, que inmediatamente interpretan como anecdóticos. Por ejemplo, su sistema económico condena a millones de seres humanos al hambre y la miseria, pero culparán a las propias víctimas de su desgracia por no atenerse estrictamente a las leyes del mercado y a los dictados de las grandes organizaciones económicas internacionales que los amos del mundo han instituido en su propio beneficio (FMI, Banco Mundial…). Así, han generado una crisis financiera y económica mundial tras unas décadas de enormes beneficios y chanchullos sin cuento para una selecta minoría, y ahora los gobiernos de los países ricos destinan el dinero de todos a ir restañando las heridas económicas de los magnates financieros, aunque de hecho esa vía de solución vaya dejando en la cuneta a millones de cadáveres y tullidos.

En realidad, parecemos movernos en un retorno eterno de lo mismo, donde se cumplen siempre los mismos principios. Por ejemplo, que los platos rotos siempre son pagados por aquellas personas que están incluidas en las capas sociales y económicas inferiores, y en la medida de dicha pertenencia. O que quienes están situados en los estratos superiores no sufrirán jamás merma o menoscabo de sus posiciones de privilegio.

Así, en la crisis económica actual nunca se verá a un solo potentado financiero y económico visitar las oficinas de desempleo, pues irá canjeando y sorteando sus problemas para mantener sus beneficios, y quedar finalmente tan rico como antes. Entretanto, aumentará el número de los ciudadanos parados y en apuros dentro del mundo supuestamente desarrollado y también el número de los irremediablemente perjudicados en el mundo subdesarrollado, que seguirán pagando con su vida y su miseria la zozobra financiera de los ricos. Eso no es nuevo ni viejo, sino solo el eterno retorno de lo mismo: a pesar de las solemnes declaraciones de derechos, a pesar de la triunfal exaltación de la civilización occidental, sigue primando la ley del más fuerte, de la fuerza bruta, de la razón de la fuerza, de los intereses etnocéntricos y egocéntricos de las clases poderosas.

Ante el ocaso de un año y la llegada del nuevo, el tiempo queda engullido por la maciza presencia de lo mismo, que parece retornar sin descanso. El Poder Judicial hace gala de sus más corporativistas intereses para eximir de responsabilidad las omisiones de un juez que han acarreado la violación y el asesinato de una niña, de nombre Mari Luz y de condición social muy humilde. Acaba un Presidente del Imperio, George W. Bush, y se va de rositas tras perpetrar un delito tras otro contra la humanidad. Nada se innova, nada se destruye, solo queda el eterno retorno de lo mismo.

Los jerarcas católicos hispanos convocan un año más a sus huestes en la misma plaza de la misma ciudad para los mismos fines, a la vez que el ejército de Israel deja cerca de 300 muertos en Gaza a base de unos bombardeos impunes más: paradójicamente, quienes padecieron un horrendo holocausto causan ahora otro holocausto entre el pueblo palestino. Mientras todo parece devenir y retornar eternamente, la gente ríe y llora, nace y muere, se enamora, disfruta y sufre, duda, busca, dormita, e incluso celebra por enésima vez un Nuevo Año, sobre el que retorna a volcar su esperanza de que las cosas vayan mejor.

A lo lejos, John Lennon canta una y otra vez su canción Merry Christmas: War is over if you want it, War is over now…

lunes, 22 de diciembre de 2008

Paz, amor y caganets

Artículo a publicar el miércoles, 24 de diciembre, en El Periódico de Aragón

La semana pasada se reunieron en el Palacio de Deportes de Madrid deportistas de élite, convocados por el futbolista Iker Casillas y el tenista Rafael Nadal, para un espectáculo benéfico contra la malaria. Finalmente, declararon sentirse muy satisfechos por haber conseguido el objetivo, pues habían recaudado 100.000 euros, lo que, a un euro por niño, supone 100.000 niños salvados de la enfermedad.

Actos de este tipo son admirables y muy de agradecer por parte de todos, pero al mismo tiempo contrastan fuertemente con algunas medidas nacionales e internacionales adoptadas contra la crisis económica. Por ejemplo, que, por un lado, apenas ningún Gobierno del mundo destine el 0,7% de su PIB a la ayuda al Tercer Mundo o que rayen en la racanería a la hora de contribuir a la erradicación de la miseria y las enfermedades, mientras que, por otro lado, la Reserva Federal de Estados Unidos y el Departamento del Tesoro hayan acordado un plan por valor de 800.000 millones de dólares (617.000 millones de euros) para reactivar los mercados de crédito y atajar los efectos de la crisis financiera. Por si fuera poco, dicho plan estuvo precedido por un primer paquete de medidas por un valor de 700.000 millones de dólares.

Como los europeos no quieren ser menos, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron otro plan de estímulo fiscal de 200.000 millones de euros para sostener la demanda y combatir la recesión económica. Y como los españoles no van a quedarse a la zaga, el Gobierno socialista propone, por ejemplo, el aval de operaciones de financiación de la banca con 100.000 millones de euros o la inyección de 11.000 millones de euros a los ayuntamientos. En resumidas cuentas, que por la misma regla de tres, podrían haber quedado sobradamente salvados de la malaria (y del hambre, la ignorancia y la miseria) todos los niños del mundo y, de paso, todas sus familias.

Entretanto, llueven sobre nosotros las llamadas de decenas de Asociaciones benéficas de todo tipo, pidiéndonos la dádiva solidaria por las causas más variopintas. El sistema está hecho de tal forma que ofrece al individuo la oportunidad de sentirse bien, a cambio de unos cuantos euros, ante el pavoroso panorama regional o mundial que ese mismo sistema ha creado, y al mismo tiempo persuade a la ciudadanía para que no asome sus narices más allá de las lindes de su barrio, a cambio de poder seguir viviendo con relativo confort en sus casas,

De esta forma, las tragaderas del ciudadano se hacen asombrosamente grandes, y es capaz de asumir sin un leve ademán de protesta real que el precio del barril de crudo baja de los 153 dólares hasta casi los 40 dólares, que los gasolineros denuncian que las grandes firmas petroleras han aumentado un 50% más sus márgenes en seis meses, pero que eso apenas repercute en su bolsillo a la hora de llenar el tanque de combustible de su coche o de su calefacción casera.

Por otro lado, como dicen que hoy es noche de paz y de amor, lo mismo Israel permite que los palestinos tengan esta noche luz eléctrica y relativa tranquilidad en sus casas, al igual que en la guerra de Vietnam los norteamericanos garantizaban una generosa tregua navideña a los norvietnamitas y una ración doble de napalm al día siguiente, que ya no era noche de paz y noche de amor.

Quizá las fiestas navideñas de Bernard Madoff, autor del mayor fraude financiero de la historia, sean algo distintas este año. De momento, ha sido puesto bajo arresto domiciliario y vigilancia electrónica, pues ese ladrón de guante blanco ha generado 50.000 millones en pérdidas a unos clientes que desconocen qué es eso de pasar apuros a fin de mes, y ha debido pagar 10 millones de dólares por su libertad condicional (es decir, una garantía de fianza por un delincuente multimillonario equivalente a librar a diez millones de niños de la malaria).

Pero no pasa nada. Hoy es noche de amor y noche de paz, y mañana es Navidad, así que, mientras los peces beben en el agua, nos queda aún la posibilidad de sacar la bota, aunque no nos vamos a emborrachar, pues si nos pilla la policía de esta guisa al volante, perderemos puntos del carné. Un zapato del 43 lanzado contra la cabeza de Bush nos ha hecho algo más que sonreír y la enésima mujer asesinada por el macho troglodita de turno nos recuerda que la sociedad donde vivimos, tan supuestamente correcta, está bastante lejos aún de cualquier cosa que suene a canciones de paz y canciones de amor. Con razón es cada vez más popular la figurita del caganet de los belenes.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Bolivia vence al analfabetismo


El país se convierte en el tercer país latinoamericano, tras Venezuela y Cuba, en lograr que toda su población sepa leer y escribir. El País, 21 de diciembre de 2008

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Bolivia/vence/analfabetismo/elpepuint/20081221elpepuint_1/Tes

Buena noticia, sin duda. Y si uno se libra de la propaganda, puede sacar conclusiones. Venezuela, Cuba y Bolivia... Sin comentarios adicionales...

HTML clipboardHTML clipboard

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Noticia de interés


La Audiencia Nacional absuelve a los autores del artículo y la viñeta del rey con el oso Mitrofán.

José Antonio Rodríguez González, Javier Luis Ripa Jiménez y Nicolás Juan Lococo Cobo han sido absueltos del delito de injurias graves al rey y por lo que pedían multas de 10.950 euros